¿Tienes poco tiempo?

Algunos jugadores y también algunos de nuestros alumnos experimentan este problema en algunas etapas de su preparación o, incluso, durante largas temporadas que pueden durar años. Sin embargo, queremos cuestionar algunas creencias relativas a “la falta de tiempo”.

Lo primero de todo si “no tienes tiempo”. ¿Seguro?

“Simplemente no tengo tiempo para participar”.

 

No tengo tiempo” se ha convertido en nuestra nueva frase para todo lo que simplemente no queremos hacer, reemplazando a “Estoy muy estresado”.

Entre los cientos de alumnos de The Zugzwang Members la mayoría de ellos encuentra tiempo para ser miembros activos, ayudar a otros, dar y recibir consejos sobre todo tipo de problemas de ajedrez, y sobre todo seguir con su progreso.

 

Sin embargo, todos nuestros miembros activos tienen vidas fuera de nuestra comunidad. Algunos tienen familias y niños, trabajos a tiempo completo y / o esfuerzos empresariales. Algunos son activos en su “mundo real”, la mayoría se toma el tiempo para hacer ejercicio y comer bien, y probablemente también tengan otras actividades, como ver la televisión o hacer lo que les resulta de interés.

 

Entonces: ¿por qué hay personas que pueden encontrar tiempo, mientras otras renuncian y dicen que no pueden?

 

 

La respuesta es sencilla en su primera parte ya que, sencillamente, nadie tiene más tiempo mágicamente. La diferencia está en que aquellos que quieren mejorar hacen que participar sea una prioridad al costo de algo menos importante.

 

Somos gente ocupada. Todos lo somos. Cada uno de nosotros. Pero, nuestros días tienen el mismo número de horas. Se trata de lo que es importante para cada uno de nosotros.

A lo largo de mi vida he hecho muchos esfuerzos de tiempo. De hecho, he renunciado sistemáticamente a determinadas actividades como: leer la prensa o ver la televisión, para mí es una fuga absoluta de tiempo. Y me he dedicado más a leer, aprender, escribir y vivir experiencias enriquecedoras. Gracias a ello he podido conseguir grandes logros como escribir dos libros mientras cuidaba de dos bebés y trabajaba a tiempo completo.

 

Decidí lo que debía ser una prioridad en mi vida y a lo que estaba dispuesto a renunciar para conseguirlo. Al igual que las calorías que entran / salen, encontrar el tiempo para dedicarse a algo nuevo significa renunciar a ese tiempo en otra parte. No es una ciencia exacta.

 

Si quieres que algo sea una prioridad en tu vida, tómate el tiempo de hacerlo a costa de algo que no consideres importante. Es realmente así de simple.

 

Si no quieres renunciar a una actividad por otra, no lo hagas, eso también está bien, y nadie debería juzgarte por ello. Pero decir “No tengo tiempo” no es más que una excusa, porque, admitámoslo, tienes tiempo.

 

Encontramos el tiempo para lo que queremos hacer.

¿Qué es lo que hacemos en nuestro tiempo?

 

Unos construyen un imperio. Otros tratan de ver a Netflix, o navegan por Facebook durante dos horas cada noche. ¡Y está bien! Pero debes saber que cada elección tiene un precio. Cada elección que adoptamos tiene una opción opuesta que asumimos también.

 

Cuando uno agarra un extremo del cepillo también está tomando el otro.

 

Si navegar por Facebook hasta la 1 de la madrugada es una opción, entonces la otra cara de la opción es que rara vez se levantarás a las 7 de la mañana para ir al gimnasio por la mañana. No es que no tengas tiempo para ir al gimnasio, sino que, más bien, tomaste la decisión de hacer algo que para ti es más importante.

 

Cada día, te levantas y puedes hacer esa elección. Tienes una nueva oportunidad de hacerla cada día.

 

Cuando hagas un cambio, o hagas algo nuevo, esta decisión se vuelve más importante para ti todavía. Hasta que eso suceda, no lo harás.

 

Pero nunca digas “No tengo tiempo”. Porque, sí, lo tienes. Tienes las mismas horas cada día que cualquier otra persona. Lo que no tienes ahora, sin embargo, es el deseo de renunciar a algo en tu vida para tener ese tiempo de hacer otra cosa.

 

Si realmente quieres crecer, ya sea asistiendo temprano al gimnasio, o mejorando tu ajedrez, pagarás el precio por tomarte ese tiempo. Puede ser navegar por Facebook, ver Netflix o incluso ir al bar. Las decisiones que tomes cada día determinan la estructura de tu tiempo.

 

Tienes todo el tiempo que necesitas. Siempre lo has hecho. Simplemente tienes que decidir cómo quieres usarlo.

 

Artículos relacionados

últimos cursos